Grupos de Desarrollo Rural de la Provincia de Jaén

Castillo Nuevo de Bedmar

Castillo Nuevo de Bedmar

Municipio: Bedmar y Garcíez

Comarca: Sierra Mágina

Latitud: 37.823469°

Longitud: -3.409973°

Altitud: 680.545 m


Vídeo


Introducción

La localidad de Bedmar está situada al oeste de la Serrezuela de Bedmar o Cuevas del Aire, en la parte noreste de Sierra Mágina.

El Castillo Nuevo de Bedmar, construido a principios del siglo XV, se encuentra en la parte más alta de la población actual, sobre una gran peña, y sustituyó a una fortificación musulmana más antigua, el Castillo Viejo, que estaba situado en la ladera oeste de la Serrezuela de Bedmar.

El castillo controlaba la importante vía del río Jandulilla, que bordea Sierra Mágina y sale a Jódar y Bedmar.

 

Datos históricos

El origen de Bedmar se puede situar en el siglo IX en el que la población se ubicó en al-Matmar, “la cueva”, a veinte metros de altura y adosada a la roca, donde la familia muladí de los Banu Hábil se levantó contra el Emirato y creó una situación de inestabilidad hasta que, a principios del siglo X, fue derrotada por Abn al-Rahman III.

A partir del mandato califal se protegió la cueva mediante un parapeto, se le dotó de un aljibe en su interior, fue integrada, mediante lienzos de muralla, en el conjunto fortificado de la parte alta y empleada indistintamente como almacén y como refugio defensivo.

El castillo Viejo de Bedmar, llamado al-Manzur, o El Mirador, se levantó sobre un terraplén, en la vertiente oeste de la Serrezuela, muy cerca del pueblo, como una prolongación de las rocas y dotado de aljibe. En los siglos XI y XII, los musulmanes lo amurallaron con obra de tapial de calicanto, lo reforzaron con mampostería y lo protegieron con un torreón troncocónico.

En 1227 Fernando III conquistó Bedmar, sin embargo pronto fue recuperado por los musulmanes hasta que, en 1231, su castillo fue tomado por don Martín Sánchez de Bedmar, a quien Fernando III le donó Bedmar como señorío.

Los conquistadores cristianos mejoraron la fortificación en el siglo XIII, sin embargo, en 1303 Mohamad III de Granada arrebató Bedmar a Sancho Sánchez. El castillo permaneció en poder de Granada solamente siete años. En 1309, después del cerco de Algeciras por Fernando IV, se firmó la paz y Granada devolvió Quesada, Bedmar, Cuadros, Chunguín y Toya, castillos que había tomado en su ofensiva años antes. 

Fernando IV lo donó a la Orden de Santiago con el encargo de crear la Encomienda de Bedmar y Albanchez. Bedmar adquirió una enorme importancia estratégica como tierra fronteriza en el marco de la guerra con el reino nazarí de Granada.

Durante el reinado de Enrique II (1369-1379), Bedmar pasó fugazmente a Luis Méndez de Sotomayor, señor de Jódar, para ser restituida en 1370 a la Orden de Santiago. En 1397 Bedmar integró el ducado de Arjona, junto con Jimena y Recena.

En 1407 de nuevo sufrió el asalto por parte de Mohamad VII. Los nazaríes incendiaron el castillo y dieron muerte a su alcaide, Sancho Jiménez de Solís. Además se llevaron como cautivas a dos de sus hijas, una de ellas, Isabel, llamada Soraya por los musulmanes, se casó con el rey de Granada Muley Hacen.

Los sucesos de 1303 y 1407 pusieron en evidencia la falta de adecuación del Castillo Viejo para la importante misión que tenía de Bedmar de guardar uno de los portillos más valiosos de comunicación entre el territorio cristiano y el reino de Granada. 

El Castillo Viejo estaba perdido si una fuerza enemiga considerable lo atacaba con piedras desde la cumbre del farallón en el que se apoya. Así fue como tomaron Bedmar los cristianos según la tradición que persistía en el siglo XVII. Para ascender a aquellas alturas había que partir del lado opuesto de la montaña, donde está enclavada la fortaleza de Jódar y la operación requería bastantes tropa pero, si se llevaba a la práctica, anulaba todas las ventajas defensivas del castillo.

Por lo tanto se hizo indispensable el abandono de la antigua fortaleza, más albacara defensiva que castillo fronterizo, y la construcción de una nueva, adecuada al papel que correspondía a Bedmar en la defensa de la frontera, como defensa avanzada de Úbeda y Baeza.

Por ello y para reforzar su poder en la zona, la Orden de Santiago levantó un castillo de nueva planta a partir de 1411. En 1419, siendo comendador don Luís López de Mendoza, que además era alcaide de Albánchez, fortificó y reedificó la villa.

Varios ataques granadinos fracasaron a partir de este momento, en 1417 sobre Bedmar y Albanchez, en 1420 el ataque se saldó con pérdida de tan sólo cuatrocientas cabezas de ganado y dos pastores y en 1431 el último ataque musulmán siendo mariscal don Pedro García de Herrera. 

El día de Viernes Santo de 1460 una famosa conjura de ubetenses fue abortada por don Luis de la Cueva San Martín. Siete vecinos de Úbeda se concertaron para asesinar a don Luis, que aquel día cumplía quince años, y hacerse con la fortaleza y con las de Albanchez y Solera. Se enfrentó don Luis con los cinco asaltantes y los mató a todos. Avisados los alcaides de Solera y Albanchez de la traición que se preparaba, apresaron y ahorcaron a los otros dos cómplices.

La Orden de Santiago ostentó el dominio de Bedmar hasta su venta en 1563, a pesar de las protestas del señor de Jódar que reclamaba la plaza. La Orden de Santiago constituiría allí su encomienda de Bedmar y Albanchez que también integraba Cuadros y la mitad de Canena.

Felipe II enajenó Bedmar de la Orden de Santiago vendiéndola a don Alonso de la Cueva. Felipe III otorgaría el título de marquesado a este don Alonso, su primer señor natural. A pesar de su situación de señorío, la encomienda de la Orden de Santiago se mantuvo. En esta época la fortaleza estaba ya casi desmantelada.

Fue declarado Monumento Histórico en 1985. 

 

Descripción

El Castillo Nuevo de Bedmar se erige en la superficie de un peñasco alargado, en la falda de la serrezuela del mismo nombre. 

El patio de armas quedaba limitado por una serie de muros que son realces del podio rocoso sobre el que se delimita el conjunto. Estos muros siguen una línea quebrada que permite su defensa sin necesidad de torreones. 

El alcazarejo se alza en el extremo este del recinto. Delante de la entrada, que mira al noroeste, a nueves metros de distancia, un saledizo rocoso imposibilita el acceso en línea recta y obliga al posible asaltante a torcer a la derecha después de haber ofrecido el costado derecho a los defensores del adarve.

La entrada del alcazarejo tiene algo de faraónica en sus proporciones, después de atravesar un vano adintelado se accede a un pasaje en cuesta que conducía a las dependencias del castillo, salvando así el desnivel existente entre recinto exterior y alcazarejo.

Hacia el este, mirando al Castillo Viejo, hay un torreón cilíndrico adosado, el único del conjunto, desde el que se flanquea el lienzo de muro correspondiente. 

El castillo se atiene a las irregularidades del trazado del zócalo rocoso y se ejecuta en sillería, especialmente perfecta en las cadenas de las esquinas y en los vanos y ventanas, cuya amplitud muestra las comodidades que, ya en el siglo XV, se van haciendo compatibles con la seguridad de las fortalezas. Algunos espacios estaban cubiertos con bóveda de medio cañón de ladrillo.

Del recinto murado de Bedmar no se han conservado restos probablemente porque fue demolido para aprovechar sus materiales.

Quedan restos del antiguo Castillo Viejo de Bedmar, recinto cuyos restos cobija la formidable cortada de la vertiente oeste de la Serrezuela de Bedmar. Forma una escuadra de ángulo muy abierto cuyos extremos se apoyan en la pared rocosa de la serrezuela, protegido por un torreón cilíndrico ligeramente troncocónico. 

Quedan restos importantes de los muros del Castillo Viejo, de tapial de calicanto aunque luego se forraron de mampostería. Pegado a la pared rocosa de la peña existen los restos de un espacioso aljibe de calicanto al que se canalizaba la lluvia caída sobre el muro rocoso de la serrezuela. El castillo Viejo de Bedmar contaba también con un complejo sistema de grutas, aprovechando una cueva natural cuya entrada se encuentra a unos veinte metros de altura.

Galería fotográfica


Castillo Nuevo de Bedmar
Castillo Nuevo de Bedmar
Castillo Nuevo de Bedmar
Castillo Nuevo de Bedmar
Castillo Nuevo de Bedmar
Castillo Nuevo de Bedmar
Castillo Nuevo de Bedmar
Castillo Nuevo de Bedmar
Castillo Nuevo de Bedmar
Castillo Nuevo de Bedmar
Castillo Nuevo de Bedmar

Localización

Proyecto financiado por:

Unión Europea Fondos Feder Junta de Andalucía

Proyecto coordinado por:

Asociación para el Desarrollo Rural de la Comarca de El Condado de Jaén Asociación para el Desarrollo Rural de la Sierra Sur de Jaén Grupo de Desarrollo Rural Sierra de Segura Asociación para el Desarrollo Rural de la Sierra Mágina Asociación para el Desarrollo Socioeconómico de la Loma y las Villas Asociación para el Desarrollo Rural de la Campiña Norte de Jaén Asociación para el Desarrollo Rural Sierra de Cazorla
Castillos y Fortalezas de la Provincia de Jaén