Pedro Girón, Maestre de Calatrava

<? echo $titulo; ?>
Personajes Históricos

Pedro Girón de Acuña Pacheco fue un noble castellano perteneciente a la corte de Enrique IV de Castilla, conocido por ser maestre de la Orden de Calatrava durante 20 años (desde 1445 hasta 1466), sucediendo a Alfonso de Aragón y Escobar.

Primeros Años

Nació en 1423 en Belmonte (Cuenca) y fue criado en el palacio real como paje del príncipe Enrique, más tarde Enrique IV de Castilla.

Antes de ser maestre de la Orden de Calatrava, fue camarero mayor y notario mayor del reino de Castilla.

En 1443, obtuvo una de las alcaldías mayores de Écija y el alguacilazgo de Baeza. Además, recibió la escribanía de rentas y el almojarifazgo de Jaén, los portazgos de Jaén, Baeza, Úbeda y Andújar.

En 1444, el príncipe Enrique le concedió la escribanía del concejo de Medina del Campo.

Batalla de Olmedo

La batalla de Olmedo supuso el hito fundamental en su trayectoria ascendente. Con la derrota de la infantería aragonesa en 1445, se abrió una nueva lucha política en Castilla por el poder y control del reino entre el condestable Álvaro de Luna y el príncipe Enrique, el cual contó con el respaldo de Pedro Girón y Juan Pacheco.

Al participar en el bando de los vencedores, Pedro Girón fue uno de los grandes beneficiados, junto a Juan Pacheco (hermano y maestre de Santiago), del reparto de las posesiones y dignidades de los infantes de Aragón.

Gracias a esta victoria, en 1445, a Pedro Girón se le encargó el gobierno de Segovia, además de cedérsele las villas de Tiedra y Urueña, en Valladolid, y Arévalo (Ávila) y los bienes moros de Jaén, Baeza, Úbeda y Andújar. Además, fue aquí cuando se le concedió el maestrazgo de Calatrava. Álvaro de Luna recibió el condado de Alburquerque y el maestrazgo de Santiago y Juan Pacheco, el marquesado de Villena.

Conflictos en la Orden de Calatrava

En 1445, Pedro Girón fue elegido como maestre de la Orden de Calatrava. Esta decisión estuvo respaldada por las principales autoridades civiles, clérigos, legos y comendadores. El rey Juan II aprobó esta elección para recompensar a Girón su papel en la batalla de Olmedo.

Sin embargo, Juan Ramírez de Guzmán, comendador mayor, no reconoció esta elección, ya que también aspiraba a esta elección maestral. De hecho, Ramírez de Guzmán se autoproclamó maestre de Calatrava, conquistando para sí algunas plazas y lugares de la orden, como la tierra de Zorita, las villas de Osuna y Martos.

Este conflicto interno se resolvió con la firma de un acuerdo en el que Ramírez de Guzmán renunció a sus pretensiones a cambio de concesiones monetarias.

Esta no fue la primera disputa sucesoria que afectó a Pedro Girón. Años más tarde, Girón se enfrentó a Alfonso de Aragón (hijo bastardo del rey de Navarra), su predecesor como maestre de la Orden de Calatrava. Alfonso, con el respaldo de Álvaro de Luna, penetró en Castilla, pero fracasó pronto frente a la hueste dirigida por Girón.

Guerra civil de 1464

Los hermanos Pacheco-Girón eran la mano derecha del monarca Enrique IV. Cuando Beltrán de la Cueva se convierte en el nuevo favorito del rey, desplazando así al marqués de Villena (Juan Pacheco), los dos hermanos comienzan una Liga nobiliaria.

Pedro Girón estuvo implicado en dos intentos de apresamiento de Enrique IV, lo que se consideró traición y por lo que se intentó convocar a las hermandades, las cortes y a los nobles fieles a la causa del rey. Por otra parte, el marqués de Villena reunió en 1464 en Burgos a la aristocracia más importante del reino. En ella, acusaron públicamente a Enrique IV de todos los males que padecía el reino, al tiempo que exigió el reconocimiento del infante Alfonso (su hijo) como príncipe heredero y administrador del maestrazgo de Santiago, al cual debería renunciar Beltrán de la Cueva.

El rey, en un principio, acepta las reivindicaciones nobiliarias, aunque luego da marcha atrás y la aristocracia que apoyaba al marqués de Villena reacciona con el derrocamiento simbólico de Enrique IV y la proclamación del infante Alfonso como rey de Castilla (Farsa de Ávila, 1465).

Mientras tanto, Pedro Girón defendía la Liga nobiliaria en Andalucía. A finales de 1465, se había hecho con el control de Andalucía, proclamando al infante Alfonso como rey de Castilla, contando con el apoyo del duque de Medina Sidonia, el obispo de Jaén, el conde de Arcos y las ciudades de Córdoba, Sevilla, Carmona, Écija, Jerez, Úbeda y Baeza.

Con la situación controlada, Pedro Girón se autoproclamó virrey de Andalucía y ocupó las principales fortalezas de la Orden de San Juan.

La liga nobiliaria, a partir de enero de 1466, comenzó a dividirse en dos bandos: el de los partidarios de continuar con las hostilidades y el de los inclinados a la negociación con Enrique IV, liderados por Juan Pacheco.

Este último bando propuso a Enrique IV un acuerdo mediante el cual Juan Pacheco volvería al servicio del rey y Pedro Girón garantizaría el apoyo de la Orden de Calatrava y de toda la Andalucía que se controlaba. En contrapartida, se debía suspender la alianza con Portugal, que incluía el matrimonio entre la infanta Isabel (hermana de Enrique IV y más tarde, conocida como la reina Isabel la Católica) y Alfonso de Portugal para que fuera Pedro Girón quien se casara con la infanta. También se debía expulsar de la Corte a Beltrán de la Cueva.

De aceptarse el acuerdo, Pedro Girón debía renunciar a su cargo como maestre de la Orden de Calatrava, ya que, como miembro de una orden militar, estaba sujeto al voto de castidad perpetua.

Enrique IV aceptó las condiciones y Pedro Girón emprendió viaje hacia la Corte para celebrar su matrimonio con la infanta Isabel. Sin embargo, el matrimonio no se celebraría debido a la muerte del maestre de la Orden de Calatrava. Su muerte supuso que Enrique IV recuperara el control sobre la mayor parte de Andalucía, que el marqués de Villena se alejara de la Corte y, por ende, una consolidación de la división entre la nobleza rebelde.

Patrimonio de Pedro Girón

• Capitán general de la frontera con Granada.
• Recibió la ciudad de Lorca y las villas de Alhama, Calasparra, Canara, Caravaca, Cehegín, Cieza, Mula, Socobos y Xiquena.
• Dominio sobre Peñafiel y su tierra.
• Bienes moros de Jaén, Ándujar, Baeza y Úbeda.
• Gran parte de Valladolid.
• Castillo de Villardompardo, Lopera y Burgalimar.
• Tierras de El Berrueco y Martos, con el castillo de la Peña.
• Recibió la villa de Gumiel de Izán, Langayo, San Mamés, Piñel de Suyo, la villa de Briones y las villas de Bélmez y Fuenteovejuna, en Córdoba.
• Por compra, recibió la villa de Olvera, el castillo de Ayamonte y las villas de Gelves y Ortegícar (Sevilla).
• Adquirió Jódar y su fortaleza.
• Villas de Morón de la Frontera, Arahal y el castillo de Cote.
• Osuna y Cazalla.
• Villas de Los Arcos, La Guardia, San Vicente y Viana.
• Archidona.


Proyecto financiado por:

Unión Europea Fondos Feder Junta de Andalucía

Proyecto coordinado por:

Asociación para el Desarrollo Rural de la Comarca de El Condado de Jaén Asociación para el Desarrollo Rural de la Sierra Sur de Jaén Grupo de Desarrollo Rural Sierra de Segura Asociación para el Desarrollo Rural de la Sierra Mágina Asociación para el Desarrollo Socioeconómico de la Loma y las Villas Asociación para el Desarrollo Rural de la Campiña Norte de Jaén Asociación para el Desarrollo Rural Sierra de Cazorla
Castillos y Fortalezas de la Provincia de Jaén